STATEMENT ARTÍSTICO



Es fundamental para mí respirar cambiando de disciplina, del dibujo al trabajo escénico, que se retroalimentan con el video y con la pintura. Me agota una sola práctica; una única manera de contar las cosas. Mi especialidad, por lo tanto, reside en la variedad de procesos y en la flexibilidad de técnicas. Esta supuesta dispersión concatena un universo particular, que se relaciona entre sí, siendo partícipe de un discurso coherente y simultáneo, basado en la espontaneidad y la sorpresa como modos de supervivencia. Utilizo la expresión artística como excusa para afrontar riesgos, para abrir el punto de mira hacia la transformación.


Me interesa el proceso intuitivo y ritual como modo de conexión con lo intangible, busco mis raíces para no salir volando.  Me fascina cuando se abre el canal y aparecen deseos ocultos, pensamientos inesperados y emociones escondidas que me conectan con resquicios de memoria que yo no viví directamente. Cuando hablan mis abuelas y otras mujeres a través de mí, me encuentro de frente con quién soy, por eso mis obras no están cerradas y sirven de pantalla para diversas lecturas, siempre diferentes; porque vemos lo que deseamos ver, lo que necesitamos ver y muchas veces lo que no queremos ver.


Transito las artes visuales, el teatro y la danza de forma grotesca, decidida y colorista. Con evitables rasgos sensoriales, emocionales y simbólicos. Desde el susto a la curiosidad y desde la curiosidad al enfrentamiento, siempre dejando un hueco para el azar y la improvisación.


Mi universo performativo parte de la realidad circundante, utilizando las vivencias e imágenes más íntimas para investigarlas y sanarlas a partir de la acción escénica y el contacto directo con el espacio y el espectador, siempre variable. Mientras, mi universo pictórico y audiovisual implica el proceso opuesto, generando imágenes a partir de impulsos subconscientes; una especie de estertor anímico, espiritual y ensoñado que, cuando ordeno y doy por finalizado, analizo, para comprender.


Deseo descubrirme como soy, investigo posibilidades en pos de esa libertad, intentando alejarme de las fórmulas y del artificio. Reivindico mi propio derecho de expresión, reivindico lo que soy asumiéndolo con la mayor franqueza posible y siempre tengo presente la voz de Emily Dickinson, que susurra “Vivo en la posibilidad”...




 

Se destaca en su trabajo una gran feminidad y una fuerte energía sexual. Desmitifica el estereotipo de lo femenino, dotándolo de una carga fálica hacia la descontextualización. Metáforas cotidianas que separan las palabras del objeto-sujeto trabajado. 

Manuel Menassa

No podía entender la frase de Filliou “El arte es lo que hace la vida más interesante que el arte” sin conocer el trabajo de Alba Soto.

La artista recalca las preocupaciones para que tomemos conciencia de lo que pasamos por alto a nivel personal.  Lo fácil es regodearse en las miserias, pero con su obra las transforma en algo bello, haciendo siempre lecturas positivas hacia el cambio. 

Elena Rey

Alba Soto provoca utilizando el tiempo, aísla partes de la vida para demostrar puntualmente lo que ésta es, nos ayuda a pensar, a crear y a hablar. Sus acciones son chamánicas porque trasforman la atmósfera haciéndonos creer en lo que ya existe.   Arnold Taraborrelli

CLICK FOR ENGLISH
Statement_2.html